De molino a fábrica de harinas

La existencia de molinos harineros en las márgenes del río Aulencia en el término de Valdemorillo está documentada desde 1302.

A finales del siglo XIX se instaló en el pueblo una fábrica de harinas que terminó con la actividad de estos viejos molinos.

La fábrica de harinas es un edificio que destaca por su tamaño y arquitectura nada más entrar al pueblo.

Según el catálogo de arquitectura del siglo XX conocido como ARCHXX, el arquitecto Enrique Simonet proyectó en el año 1942 esta harinera de Valdemorillo (Madrid), titulada como "La Palentina".(1)

Aunque el edificio es relativamente reciente siempre ha habido este lugar un molino dedicado a la harina. En sus orígenes con tracción “a sangre” es decir movida por animales.

 

 

Luces de 1898

En torno a 1898 se conoce la presencia de una fabrica de harinas en Valdemorillo perteneciente a la Sociedad L y S. Suja.

La familia Azañedo Suja emparentados con la Familia Falcó crearon una sociedad que gestionaba la fábrica de harinas y completaba su actividad con la prestación de servicios de central eléctrica.

Esto se debe a que instalaron la electricidad para facilitar el trabajo en la fábrica y luego extendieron el alumbrado al resto de la población.(2)

Además hay documentos que demuestran de la existencia de la fábrica de harinas en Valdemorillo en 1919 a nombre de don Severiano Suja como se ve en este boletín oficial de Madrid (3)

Después de la Guerra Civil D. José Azañedo instaló en un molino del rio Aulencia la maquinaria que se salvó del bombardeo de la fábrica. (4)

 

Fábrica de harinas de Valdemorillo Ruta de la Piedra
Vistas desde el cementerio de Valdemorillo

Actualidad

En la postguerra se vendió la fábrica a Harinera “la Palentina” que fue la que construyó el edificio que hoy se conserva.

Tras muchos años sin actividad y varias remodelaciones actualmente la fábrica es un restaurante con un emplazamiento privilegiado dedicado a bodas y eventos.

O encuentra en el mapa otros lugares de interés cercanos a ti

0

Deja un comentario